• Jue. Oct 21st, 2021

Nivel semantico en un texto literario

Nivel semantico en un texto literario

Relación entre la semántica y la literatura

Certificamos que esta Tesis de Maestría: «El dispositivo de la grafología en la poesía de Joe Ushie: Implicaciones estilísticas y pedagógicas» ha sido realizada por Nkopuruk, Imikan Nseobong y presentada en el Departamento de Estudios Ingleses, Facultad de Humanidades, Universidad de Educación Tai Solarin, Nigeria, en cumplimiento parcial de los requisitos para la obtención del título de Máster en Educación (M.Ed.) en inglés.
Esta tesis de maestría está dedicada, en primer lugar, a Dios Todopoderoso por su apoyo durante los altibajos del programa académico; en segundo lugar, a mis padres, que son uno en un millón, por entender el verdadero significado de la educación y el patrocinio de los niños y, por último, a mis maravillosos hermanos, por sus ánimos y su jengibre en todo momento: ¡el viaje aún continúa!
«Mientras haya un cielo azul sobre mí; mientras haya vida en mis manos», mi lealtad al reino de Dios es firme y total. Un reconocimiento especial para el Dios Todopoderoso, el autor y consumador de la fe, el alfa y el omega, por su sustento y benevolencia. Agradezco a Dios que me haya proporcionado la capacidad, la paciencia y la gracia para llevar a cabo una investigación tan larga como ésta…. contando siempre con Él, para alcanzar mayores alturas.

Nivel sintáctico de análisis

La estilística, una rama de la lingüística aplicada, es el estudio y la interpretación de textos de todo tipo y/o del lenguaje hablado en lo que respecta a su estilo lingüístico y tonal, donde el estilo es la variedad particular de lenguaje que utilizan los distintos individuos y/o en diferentes situaciones o entornos. Por ejemplo, el lenguaje vernáculo o cotidiano puede utilizarse entre amigos ocasionales, mientras que el lenguaje más formal, en lo que respecta a la gramática, la pronunciación o el acento, y el léxico o la elección de palabras, suele utilizarse en una carta de presentación y en un currículum vitae y al hablar durante una entrevista de trabajo.
Como disciplina, la estilística vincula la crítica literaria con la lingüística. No funciona como un campo autónomo por sí mismo, y puede aplicarse a la comprensión de la literatura y el periodismo, así como a la lingüística[1][2][3] Las fuentes de estudio de la estilística pueden abarcar desde las obras canónicas de la escritura hasta los textos populares, y desde los textos publicitarios hasta las noticias,[4] la no ficción y la cultura popular, así como el discurso político y religioso. [5] De hecho, como han puesto de manifiesto los trabajos recientes de la estilística crítica,[6] la estilística multimodal[7] y la estilística mediada[8], los textos no literarios pueden ser tan interesantes para los estilistas como los literarios. En otras palabras, la literalidad se concibe aquí como «un punto en una línea más que como un absoluto»[9][10].

Ejemplo de semántica en la literatura

El primer plano es lo opuesto a la automatización, es decir, la desautomatización de un acto; cuanto más se automatiza un acto, menos se ejecuta conscientemente; cuanto más se adelanta, más consciente se vuelve. Objetivamente hablando: la automatización esquematiza un acontecimiento; el primer plano significa la violación del esquema. (1964, p. 19)
En el lenguaje poético el primer plano alcanza su máxima intensidad hasta el punto de desplazar la comunicación a un segundo plano como objetivo de la expresión y de ser utilizado por sí mismo; no se utiliza al servicio de la comunicación, sino para colocar en primer plano el acto de expresión, el acto de habla mismo. (1964, p. 19)
para que se recupere la sensación de vida; existe para hacer sentir las cosas, para hacer la piedra. El propósito del arte es impartir la sensación de las cosas tal como se perciben y no como se conocen. La técnica del arte es hacer que los objetos sean «desconocidos», dificultar las formas, aumentar la dificultad y la duración de la percepción porque el proceso de percepción es un fin estético en sí mismo y debe prolongarse. (1917/1965, p. 12)

Lectura semántica

4En cambio, la semántica textual se centra en las restricciones lingüísticas impuestas a los procesos interpretativos de los lectores, no en la verdad, los objetos o los sujetos. El texto es su unidad mínima de trabajo, siendo los morfemas las entidades lingüísticas mínimas y los semestres las unidades semánticas mínimas. El significado se analiza y describe como rasgos semánticos (semas y grupos de semas10) que son actualizados y virtualizados por un intérprete cuyo proceso de interpretación estabiliza temporalmente conexiones que originalmente no están reificadas. Una unidad semántica influye en su contexto y, a la inversa, su significado está determinado por su contexto,11 que puede extenderse a todo el texto, e incluso al corpus (conjunto de textos pertenecientes a una tradición) del que ha surgido.
6Aunque la semántica textual no reduce el significado a la conformidad referencial, no niega la existencia de lo real, sino que ofrece posponer temporalmente esta cuestión para concentrarse en los efectos textuales: el modo en que nuestras «impresiones referenciales» son suscitadas por redes de signos que son actualizadas o virtualizadas por los intérpretes. No se niega la existencia de lo social, sino que se tamiza como algo específico del ámbito cultural, como la situación histórica del escritor, la propia situación del primer lector o la tradición genérica que adopta y transforma el escritor. En lugar de confiar en los sentimientos y las emociones, se ofrecen al intérprete herramientas para ir más allá de los resultados puramente cuantitativos y llegar a valoraciones cualitativas.13

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad