• Mié. Ene 12th, 2022

El otoño texto literario

El otoño texto literario

Comentarios

«Al otoño» es una oda del poeta romántico inglés John Keats escrita en 1819. Es la última de sus seis odas (que incluyen la «Oda a un ruiseñor» y la «Oda sobre una urna griega»), que son algunos de los poemas más estudiados y celebrados en lengua inglesa. El poema alaba el otoño, describiendo su abundancia, su cosecha y su transición al invierno, y utiliza imágenes intensas y sensuales para elevar la belleza fugaz del momento. «Al otoño» es la última obra importante que Keats completó antes de su muerte en Roma, en 1821, donde el joven de 25 años sucumbió a la tuberculosis.

Soneto 73

A medida que el verano se convierte en otoño en el hemisferio norte, cuando las hojas empiezan a adquirir brillantes tonos rojos y naranjas, cuando los jerséis salen del almacén y el humeante cacao caliente se vierte en la cerámica y los niños (y los jóvenes de corazón) empiezan a pensar en las emociones de Halloween, acudimos a los autores clásicos en busca de sus inspiradas palabras sobre esta mágica estación.
J.R.R. Tolkien, La Comunidad del Anillo: A veces se preguntaba, sobre todo en otoño, por las tierras salvajes, y en sus sueños aparecían extrañas visiones de montañas que nunca había visto.
Jane Austen, Persuasión: Su placer en el paseo debía surgir del ejercicio y del día, de la vista de las últimas sonrisas del año sobre las hojas leonadas y los setos marchitos, y de repetir para sí misma algunas de las mil descripciones poéticas que existen del otoño -esa estación de peculiar e inagotable influencia en la mente del gusto y la ternura-, esa estación que ha extraído de todos los poetas dignos de ser leídos algún intento de descripción, o algunas líneas de sentimiento.

Ver más

«Al otoño» es un poema del poeta romántico inglés John Keats (31 de octubre de 1795 – 23 de febrero de 1821). La obra fue compuesta el 19 de septiembre de 1819 y publicada en 1820 en un volumen de poesía de Keats que incluía Lamia y The Eve of St. Agnes. «To Autumn» es la última obra de un grupo de poemas conocido como las «odas de 1819» de Keats. Aunque los problemas personales le dejaron poco tiempo para dedicarse a la poesía en 1819, compuso «Al otoño» tras un paseo cerca de Winchester una tarde otoñal. La obra marca el final de su carrera poética, ya que necesitaba ganar dinero y ya no podía dedicarse al estilo de vida de un poeta. Poco más de un año después de la publicación de «Al otoño», Keats murió en Roma.
El poema consta de tres estrofas de once versos que describen una progresión a través de la estación, desde la maduración tardía de los cultivos hasta la cosecha y los últimos días del otoño, cuando se acerca el invierno. La imaginería está muy bien lograda gracias a la personificación del otoño y a la descripción de sus bondades, sus vistas y sus sonidos. Tiene paralelos en la obra de los paisajistas ingleses,[1] y el propio Keats describe los campos de rastrojos que vio en su paseo como algo que transmite la calidez de «algunos cuadros»[2].

Oda al otoño análisis línea por línea pdf

La última de la gran serie de odas que John Keats escribió en 1819, ésta fue compuesta el 19 de septiembre y, por tanto, en la cúspide del otoño y no a principios del verano, como las demás. Aunque se parece a las otras odas en la reflexión sobre la mortalidad humana y el paso del tiempo, a menudo se considera que To Autumn ha logrado una resolución y un final más reconciliados con la naturaleza del mundo y de la vida.
En una carta a un amigo escrita dos días después de la composición de la oda, Keats describió su génesis: «Qué hermosa es ahora la estación, qué fino es el aire. Una nitidez templada. Realmente, sin bromas, un tiempo casto. Cielos blancos. Nunca me gustaron tanto los rastrojos como ahora… Sí, mejor que el frío verde de la primavera. De alguna manera, un rastrojo parece cálido, de la misma manera que algunos cuadros parecen cálidos; esto me impresionó tanto en mi paseo dominical que compuse sobre ello». La calidez que describe aquí es como el «cálido amor» que espera al final de su Oda a Psique, y contrasta con la «fría pastoral» que ofrece el tema de la Oda sobre una urna griega. Los cuadros y los rastrojos le parecen cálidos a Keats porque conservan una sensación de vida; la vida es, por definición, transitoria, pero esa misma transitoriedad deja una sensación de calor persistente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad