• Mié. Ene 12th, 2022

Movimiento literario teatro del absurdo

Movimiento literario teatro del absurdo

Catch-22

En su introducción al libro Absurd Drama (1965), Esslin escribió: El teatro del absurdo ataca las cómodas certezas de la ortodoxia religiosa o política. Su objetivo es sacudir a su público de la autocomplacencia, para ponerlo frente a la dura realidad de la situación humana tal como la ven estos escritores. Pero el reto que hay detrás de este mensaje no es en absoluto el de la desesperación. Es un reto para aceptar la condición humana tal como es, en todo su misterio y su absurdo, y para soportarla con dignidad, noblemente, responsablemente; precisamente porque no hay soluciones fáciles para los misterios de la existencia, porque en última instancia el hombre está solo en un mundo sin sentido. Desprenderse de las soluciones fáciles, de las ilusiones reconfortantes, puede ser doloroso, pero deja tras de sí una sensación de libertad y alivio. Y por eso, en última instancia, el Teatro del Absurdo no provoca lágrimas de desesperación sino la risa de la liberación[5].
En la primera edición de El teatro del absurdo, Esslin cita el ensayo del filósofo francés Albert Camus «El mito de Sísifo», ya que utiliza la palabra «absurdo» para describir la situación humana: «En un universo súbitamente privado de ilusiones y de luz, el hombre se siente un extraño. … Este divorcio entre el hombre y su vida, el actor y su escenario, constituye verdaderamente el sentimiento de Absurdo»[6][7].

Rosencra… y guildenste…

En su introducción al libro Absurd Drama (1965), Esslin escribió: El teatro del absurdo ataca las cómodas certezas de la ortodoxia religiosa o política. Su objetivo es sacudir a su público de la autocomplacencia, enfrentarlo a la dura realidad de la situación humana tal y como la ven estos escritores. Pero el reto que hay detrás de este mensaje no es en absoluto el de la desesperación. Es un reto para aceptar la condición humana tal como es, en todo su misterio y su absurdo, y para soportarla con dignidad, noblemente, responsablemente; precisamente porque no hay soluciones fáciles para los misterios de la existencia, porque en última instancia el hombre está solo en un mundo sin sentido. Desprenderse de las soluciones fáciles, de las ilusiones reconfortantes, puede ser doloroso, pero deja tras de sí una sensación de libertad y alivio. Y por eso, en última instancia, el Teatro del Absurdo no provoca lágrimas de desesperación sino la risa de la liberación[5].
En la primera edición de El teatro del absurdo, Esslin cita el ensayo del filósofo francés Albert Camus «El mito de Sísifo», ya que utiliza la palabra «absurdo» para describir la situación humana: «En un universo súbitamente privado de ilusiones y de luz, el hombre se siente un extraño. … Este divorcio entre el hombre y su vida, el actor y su escenario, constituye verdaderamente el sentimiento de Absurdo»[6][7].

El juicio

El Teatro del Absurdo es un movimiento formado por muchas obras diversas, la mayoría de las cuales fueron escritas entre 1940 y 1960. Cuando se representaron por primera vez, estas obras conmocionaron al público, ya que eran sorprendentemente diferentes a todo lo que se había representado anteriormente. De hecho, muchas de ellas fueron calificadas como «antiobras». En un intento de aclarar y definir este movimiento radical, Martin Esslin acuñó el término «Teatro del Absurdo» en su libro homónimo de 1960. Lo definió así porque todas las obras hacían hincapié en lo absurdo de la condición humana. Mientras que nosotros tendemos a utilizar la palabra «absurdo» como sinónimo de «ridículo», Esslin se refería al significado original de la palabra: ‘fuera de armonía con la razón o la propiedad; ilógico’ (Esslin 23). Esencialmente, cada obra hace que la existencia del hombre sea ilógica y, además, sin sentido. Esta idea fue una reacción al «colapso de las estructuras morales, religiosas, políticas y sociales» tras las dos guerras mundiales del siglo XX (Abbotson 1).

La soprano calva

Este movimiento conocido como el Teatro del Absurdo no fue concebido conscientemente, y nunca ha tenido doctrinas filosóficas claras, ni intentos organizados de ganar adeptos, ni reuniones. Cada uno de los principales dramaturgos del movimiento parece haberse desarrollado de forma independiente. Los dramaturgos que más se asocian al movimiento son Samuel Beckett, Eugene Ionesco, Jean Genet y Arthur Adamov. Las primeras obras de Edward Albee y Harold Pinter encajan en esta clasificación, pero estos dramaturgos también han escrito obras que se alejan de los elementos básicos del Teatro del Absurdo.
Al contemplar las obras que componen este movimiento, hay que renunciar al teatro de situaciones coherentemente desarrolladas, hay que renunciar a las caracterizaciones arraigadas en la lógica de la motivación y la reacción, hay que olvidar a veces los escenarios que guardan una relación intrínseca, realista u obvia con el drama en su conjunto, hay que olvidar el uso del lenguaje como herramienta de comunicación lógica y hay que olvidar las relaciones de causa y efecto que se encuentran en los dramas tradicionales. Mediante el uso de una serie de dispositivos desconcertantes, estos dramaturgos han acostumbrado gradualmente al público a un nuevo tipo de relación entre el tema y la presentación. En estas obras, aparentemente extrañas y fantásticas, el mundo exterior es a menudo representado como amenazante, devorador y desconocido; los escenarios y las situaciones a menudo nos hacen sentir vagamente incómodos; los w

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad