• Jue. Oct 21st, 2021

Movimiento literario de otra vuelta de tuerca

Movimiento literario de otra vuelta de tuerca

Los otros

El título de la novela de Henry James no podía ser más alusivo. Escribe «La vuelta de tuerca» en el cambio de siglo, cuando la gente estaba a la vez entusiasmada y nerviosa sobre lo que podía esperar del nuevo siglo. Le da otra vuelta de tuerca a la historia de fantasmas, ya que el relato involucra a un segundo niño. E incluso el autor da una vuelta de tuerca, porque decide, por primera vez, alquilar una casa antigua, donde se queda hasta su muerte. ¿Qué ocurre si uno da una vuelta de tuerca? ¿Empeora todo o dar dos vueltas al tornillo produce un estado que restablece su orientación anterior? Ciertamente, una vuelta altera algo. La institutriz de «La vuelta de tuerca» se pregunta qué pasa si alguien resulta ser, por ejemplo, inocente y a este pensamiento le sigue inmediatamente otro: ¿Qué es entonces la institutriz? Esta tendencia a relacionar todo con la propia situación personal es perfectamente humana, pero problemática. ¿Se puede confiar incondicionalmente en la propia percepción? Incluso la institutriz lo duda. Ella y los fantasmas serán analizados e interpretados cuidadosamente para comprender la narrativa de James y los problemas de las dudas y la conciencia humanas.

Los inocentes

Henry James OM ((1843-04-15)15 de abril de 1843 – (1916-02-28)28 de febrero de 1916) fue un autor estadounidense-británico. Se le considera una figura clave de transición entre el realismo literario y el modernismo literario, y muchos lo consideran uno de los mejores novelistas en lengua inglesa. Era hijo de Henry James padre y hermano del famoso filósofo y psicólogo William James y de la diarista Alice James.
Se le conoce sobre todo por una serie de novelas que tratan de la interacción social y matrimonial entre estadounidenses emigrados, ingleses y europeos continentales. Entre estas novelas se encuentran El retrato de una dama, Los embajadores y Las alas de la paloma. Sus últimas obras fueron cada vez más experimentales. Al describir los estados de ánimo internos y la dinámica social de sus personajes, James utilizó a menudo un estilo en el que se superponían o yuxtaponían motivos e impresiones ambiguas o contradictorias en la discusión de la psique de un personaje. Por su singular ambigüedad, así como por otros aspectos de su composición, sus últimas obras han sido comparadas con la pintura impresionista.

Vuelta de tuerca pdf

Hay una palabra que más de un crítico de cine ha utilizado para describir las novelas de Henry James: «no cinematográficas». Otros prefieren «inadaptable»; otros, «poco teatral». Dejando a un lado la semántica, el diagnóstico subyacente sigue siendo el mismo: los mismos rasgos que hacen que la obra del Maestro sea un manjar para los estudiosos de la literatura -estructuras de oraciones laberínticas, profunda atención a la vida interior de los personajes y sutiles comentarios sobre las estructuras sociales del siglo XIX- han resultado ser serios obstáculos para los directores que quieren llevar a escena o a la pantalla obras como Los embajadores o El retrato de una dama.
Por ello, los críticos suelen concluir, como hizo Lisa Zeidner en el New York Times, que «la mayoría [de las adaptaciones de las novelas] pierden a James en la traducción». Los cineastas suelen estropear los matices del autor modernista, prosigue, ya sea sucumbiendo a una «mortal torpeza» o inflando de forma tan ridícula el drama de una determinada narración que la película resultante no se parece en nada a su delicado texto original. (Resulta revelador que los propios intentos de James de escribir para el teatro, el medio dramático más popular durante su vida, fracasaran estrepitosamente: Guy Domville, su única obra que llegó al escenario, fue célebremente recibida con «tumultuosos gritos, gemidos y silbidos» en la noche del estreno).

Temas de la vuelta de tuerca

En «La vuelta de tuerca», Henry James presenta al lector una historia que parece tan real como los avistamientos de fantasmas registrados que fueron una gran influencia para esta novela. Sin embargo, al investigar más a fondo, el lector puede empezar a preguntarse sobre la fiabilidad del narrador. Teniendo en cuenta el escenario en el que se cuenta la historia, las propias confesiones de la narradora y las piezas del efecto del inconsciente que surgen, la institutriz puede ser identificada como una narradora poco fiable.
Muchas personas se centran en la historia de la institutriz en lugar de la introducción para su análisis de «La vuelta de tuerca». Sin embargo, esta novela es una historia marco, y se puede encontrar mucha información esclarecedora en la propia historia de Douglas y en las circunstancias en las que la cuenta.
Al principio de la historia, varias familias de vacaciones cuentan historias de fantasmas como entretenimiento. Al lector no se le hace creer que ninguna de estas historias que se cuentan sea real. Sin embargo, cuando Douglas ofrece su historia, se espera que el lector entienda que la institutriz está narrando un relato real. ¿Qué hace que esta historia sea diferente de las demás? ¿Es porque la historia es narrada por un individuo desconocido o porque la historia se lee a partir de su declaración escrita? (El hecho de que el relato de los fantasmas esté puesto en palabras parece darle más credibilidad). Douglas podría haber utilizado fácilmente la forma de contar la historia para convencer a los oyentes de que ésta era una historia de fantasmas que era algo más que un simple entretenimiento.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad