• Jue. Oct 21st, 2021

Movimiento literario de niebla

Movimiento literario de niebla

Cómo influyó la niebla» de carl sandburg en el siglo xx

Uno de los poemas más famosos de Carl Sandburg es «Niebla», que apareció por primera vez en su colección Chicago Poems de 1916. Es un poema corto, de sólo seis versos, pero lleno de profundidad y significado. Sandburg afirmó que escribió el poema como un haiku americano mientras esperaba un tema para una entrevista. En 1968, después de su muerte, apareció una grabación de Sandburg leyendo «Fog» en un LP.
El poema es bastante sucinto: «La niebla llega/con pies de gato. Se sienta a mirar/sobre el puerto y la ciudad/sobre ancas silenciosas/y luego sigue adelante». El genio de Sandburg en este poema no es un intento de oscurecer el significado mediante la complejidad. Utiliza metáforas sencillas, comparando la niebla con el movimiento de un gato. Sandburg a menudo intentaba utilizar un lenguaje del pueblo en su obra, haciéndola fácilmente accesible a los americanos de a pie.
Al establecer una metáfora directa y memorable en sólo las dos primeras líneas, Sandburg ha creado una de las imágenes más duraderas de la literatura estadounidense. Resulta difícil, si no imposible, ver la niebla que se desplaza sin pensar en la comparación de Sandburg. El silencio del movimiento evoca la imagen de un gato sigiloso, no hostil ni amenazante, sino misterioso y silencioso. Sandburg ha proporcionado una de las metáforas más convincentes, no sólo de la niebla, sino también de las formas en que la niebla y los gatos se mueven de forma similar. Al proporcionar este antropomorfismo, la «Niebla» de Sandburg es un ejemplo estético y brillante del verso estadounidense del siglo XX.

Quién escribió la niebla del poema

Después de 1989, se publicaron ediciones no censuradas de muchos clásicos de la literatura contemporánea de Europa del Este, y numerosos autores fueron descubiertos por primera vez en Occidente. Mientras tanto, una generación más joven de escritores, con la imaginación liberada por los acontecimientos, se apresuró a responder al nuevo apetito por comprender el pasado comunista. Katharina Raabe, editora de literatura de Europa del Este en Suhrkamp Verlag, hace un repaso de algunos de estos autores más importantes y describe el papel de las editoriales alemanas a la hora de acercarlos a los lectores occidentales.
Hace más de veinte años, «a los occidentales les parecía que con la división maniquea entre Oriente y Occidente toda una parte de Europa había sido engullida por la niebla», como dijo el escritor judío serbobosnio Danilo Kis.1 Hoy la niebla se ha disipado. Pero los paisajes que antes estaban velados se han alterado en algunos casos hasta el punto de ser irreconocibles. La sombría predicción de Kis de que esta parte de Europa se perdería para siempre se ha hecho realidad de una forma diferente a todo lo que Kis podría haber pensado: el Telón de Acero ha desaparecido. Pero, ¿podría haber imaginado Kis que mientras para el «Bloque del Este» la separación fue en gran medida pacífica, su propia Yugoslavia se hundiría en guerras sangrientas, expulsiones étnicas y masacres?

Niebla de carl sandburg lenguaje figurado

Una obra literaria no se vuelve necesariamente deprimente o mórbida por el simple hecho de que algunos de sus temas sean sombríos, dolorosos o incluso espeluznantes. El Macbeth de Shakespeare nos ofrece escena tras escena de atmósferas oscuras, crímenes, maldades naturales y sobrenaturales, horror y locura, y sin embargo la obra ha seguido siendo inmensamente popular durante cuatro siglos. Todo depende no del tema en sí, sino del tratamiento que el escritor hace de él, es decir, de la técnica (forma de presentar la historia) y del estilo de la prosa (elecciones de palabras, frases y oraciones).
Una obra literaria no se convierte necesariamente en deprimente o morbosa por el simple hecho de que algunos de sus temas sean sombríos, dolorosos o incluso espeluznantes. El Macbeth de Shakespeare nos ofrece una escena tras otra de atmósferas oscuras, crimen, maldad natural y sobrenatural, horror y locura, y sin embargo la obra ha seguido siendo inmensamente popular durante cuatro siglos. Todo depende, no del tema en sí, sino del tratamiento que el escritor hace de él, es decir, de la técnica (forma de presentar la historia) y del estilo de la prosa (elecciones de palabras, frases y oraciones).

Comentarios

Este artículo puede ser demasiado largo para leerlo y navegarlo cómodamente. Considere la posibilidad de dividir el contenido en subartículos, condensarlo o añadir subtítulos. Por favor, discuta este asunto en la página de discusión del artículo. (Julio 2021)
El movimiento enfatizó la emoción intensa como auténtica fuente de experiencia estética, poniendo un nuevo énfasis en emociones como el miedo, el horror y el terror, y el asombro – especialmente el experimentado al enfrentarse a las nuevas categorías estéticas de lo sublime y la belleza de la naturaleza.[7][8] Elevó el arte popular y la costumbre antigua a algo noble, pero también la espontaneidad como característica deseable (como en el impromptu musical). En contraste con el racionalismo y el clasicismo de la Ilustración, el romanticismo revivió el medievalismo[9] y los elementos del arte y la narrativa percibidos como auténticamente medievales en un intento de escapar del crecimiento de la población, la temprana expansión urbana y el industrialismo.
Aunque el movimiento tenía sus raíces en el Sturm und Drang alemán, que prefería la intuición y la emoción al racionalismo de la Ilustración,[10] los acontecimientos y las ideologías de la Revolución Francesa también fueron factores próximos, ya que muchos de los primeros románticos eran revolucionarios culturales y simpatizaban con la revolución[11] El Romanticismo asignaba un gran valor a los logros de los individualistas y artistas «heroicos», cuyos ejemplos, sostenía, elevarían la calidad de la sociedad. También promovía la imaginación individual como autoridad crítica que permitía liberarse de las nociones clásicas de la forma en el arte. En la representación de sus ideas había un fuerte recurso a la inevitabilidad histórica y natural, un Zeitgeist. En la segunda mitad del siglo XIX, el Realismo se ofrecía como un polo opuesto al Romanticismo[12] El declive del Romanticismo durante esta época estuvo asociado a múltiples procesos, entre ellos los cambios sociales y políticos[13].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad