• Jue. Oct 21st, 2021

El pececillo secreto movimiento literario

El pececillo secreto movimiento literario

El análisis del pequeño pez negro

El teórico del lector-respuesta, Stanley Fish (nacido en 1938), intenta situar el proceso de lectura en un contexto institucional más amplio. Los primeros trabajos de Fish, centrados en la experiencia del lector de textos literarios, incluyen un importante estudio sobre Milton, Surprised by Sin: The Reader in «Paradise Lost» (1967), y Self-Consuming Artifacts: The Experience of Seventeenth-Century Literature (1972). Su ensayo Interpreting the Variorum (1976) introdujo su concepto de «comunidades interpretativas», un concepto explorado más a fondo en su libro ¿Hay un texto en esta clase? The Authority of Interpretive Communities (1980),1 donde aborda la importante cuestión del papel de las instituciones, y en particular de la institución literaria, en la construcción del significado.
El ensayo de Fish Interpreting the Variorum toma su título y su punto de partida de la entonces recién publicada edición «Variorum» (que contiene versiones textuales variantes) de los poemas de John Milton.2 Fish sugiere que las controversias sobre el significado de los sonetos de Milton no están «pensadas para ser resueltas sino para ser experimentadas» y que «cualquier procedimiento que intente determinar cuál de una serie de lecturas es la correcta fracasará necesariamente». Por ejemplo, al observar que ciertos comentaristas sacan conclusiones opuestas a partir de exactamente la misma evidencia, Fish advierte que cualquier análisis generado por la suposición de que el significado está incrustado en el propio texto «siempre apuntará en tantas direcciones como intérpretes haya.» Insta a que necesitemos un «nuevo conjunto de preguntas basadas en nuevos supuestos». En cada una de las disputas analizadas por Fish, señala que la responsabilidad del juicio y la interpretación se transfiere del texto a sus lectores: el significado de las líneas en juego coincide con la experiencia de los lectores. El significado no está de algún modo contenido en el texto, sino que se crea dentro de la experiencia del lector.

El pequeño pez negro pdf

La literatura dalit está siempre marcada por la revuelta y el negacionismo, ya que está íntimamente ligada a las esperanzas de libertad de un grupo de personas que, como «intocables», son desgraciados de la desigualdad social, económica y cultural. El movimiento literario dalit, por tanto, no es sólo un movimiento literal, sino que es el logotipo del cambio y la revolución, cuyo objetivo principal era la liberación de los dalits. El movimiento literario dalit tiene, pues, una larga historia que despliega idealmente la lucha secreta contra la tradición de casta. La historia del movimiento literario dalit se remonta al siglo XI, con el primer poeta vachana, Chennaiah, que era zapatero.
Sin embargo, la historia del movimiento literario dalit tiene un siglo de antigüedad, aunque en su forma el movimiento brotó como efecto inmediato del movimiento histórico llamado de la Pequeña Revista. Era un tipo de expresión sediciosa contra el establecimiento de la juventud educada de aquellos tiempos. Los jóvenes dalit se motivaron con los movimientos negros de la lejana tierra de Norteamérica. Su literatura, «Black Panther», se convirtió en un modelo para ellos. La protesta contra el establecimiento de los dalits tuvo su primera expresión en la literatura dalit. En medio de la telaraña de poemas, ficción, novelas y autobiografías, se abordaron las antiguas cuestiones de la identidad dalit. Aunque se inició de forma desorganizada, el movimiento literario dalit cobró impulso con el apoyo activo de B,R. Ambedkar. La historia atestigua que fue el Dr. B.R. Ambedkar quien sigue siendo considerado el pionero de la literatura dalit. Por lo tanto, no es una casualidad que el movimiento literario dalit haya echado sus primeras raíces en Maharashtra, la cuna del movimiento del Dr. Ambedkar. Sus ideales revolucionarios incitaron a la acción a todos los dalits de Maharashtra y los dotaron de autoestima. La literatura dalit no es más que la expresión literaria de esta conciencia.

Stanley fishautor americano

El pescador y el pececito es una de las fábulas de Esopo. Lleva el número 18 en el Índice Perry[1]. Babrius la recoge en griego y Avianus en latín. La historia trata de un pequeño alevín capturado por un pescador (o «pescador») que suplica por su vida a causa de su tamaño y sugiere que esperar a que sea más grande lo convertiría en una comida más satisfactoria. El pescador se niega, dando como razón que toda pequeña cantidad ayuda y que es estúpido renunciar a una ventaja presente por una ganancia futura incierta. La fábula tuvo mayor difusión en las Fábulas de La Fontaine (V.3)[2].
La popularidad de la fábula en Inglaterra fue finalmente superada por la historia similar «El halcón y el ruiseñor», que tenía la ventaja de estar reforzada por el proverbio «Más vale pájaro en mano que dos en el monte». La Fontaine no tenía un proverbio semejante en francés al que apelar y termina con la reflexión de que una posesión es mejor que dos promesas (Un ‘tiens’ vaut mieux que deux ‘tu l’auras’). Sin embargo, su traductor al inglés, Charles Denis, adapta el verso a las circunstancias y lo traduce como «Un pez en la sartén vale más que dos en el estanque»,[3] mientras que en su recuento en verso del siglo siguiente, Guy Wetmore Carryl concluye que «una trucha en un plato/ supera a varias en el acuario»[4].

Comentarios

A los victorianos les gustaban sus poemas como les gustaban sus novelas: cuanto más grandes, mejor. Y sin embargo, al igual que hay algunos grandes relatos cortos victorianos (ayudaron a ser pioneros en la historia de fantasmas y la historia de detectives, por ejemplo), también hay algunas joyas poéticas cortas que se encuentran entre las antologías de poesía victoriana. Robert Browning nos dio el inmenso El anillo y el libro, pero también el poema de dos líneas que se incluye a continuación; Tennyson dedicó varios miles de líneas a sus Idilios del Rey, pero también escribió el clásico de seis líneas «El águila». Los diez poemas victorianos que siguen no superan los diez versos, y uno de ellos sólo tiene dos palabras.
1. 1. Tennyson, «El águila». Con el subtítulo de «Fragmento», esta breve pieza fue escrita a principios de la década de 1830 y publicada en 1851, el año siguiente al annus mirabilis de Tennyson. (Hemos analizado ‘El águila’ aquí; en otro post, elegimos nuestros diez poemas favoritos de Tennyson).
2. Christina Rossetti, «One Sea-Side Grave». Escrito por una de las más grandes poetas de la era victoriana en 1853 y publicado en 1884, este pequeño poema contiene muchos de los rasgos y temas que encontramos en otros poemas de Rossetti: el luto, la muerte, el recuerdo, el amor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad