• Jue. Sep 9th, 2021

    Como estructurar un ensayo

    Como estructurar un ensayo

    Estructura del ensayo introducción

    La estructura básica de un ensayo siempre consta de una introducción, un cuerpo y una conclusión. Pero para muchos estudiantes, la parte más difícil de estructurar un ensayo es decidir cómo organizar la información dentro del cuerpo.
    Hay dos cosas principales que debes tener en cuenta cuando trabajes en la estructura de tu ensayo: asegurarte de incluir la información correcta en cada parte y decidir cómo vas a organizar la información dentro del cuerpo.
    La primera es que tu argumento debe ir desde la afirmación más simple hasta la más compleja. El cuerpo de un buen ensayo argumentativo suele comenzar con afirmaciones sencillas y ampliamente aceptadas, para luego pasar a otras más complejas y controvertidas.
    Por ejemplo, puede empezar describiendo un concepto filosófico generalmente aceptado y luego aplicarlo a un nuevo tema. La base del concepto general permitirá al lector entender su aplicación única.
    El segundo principio es que la información de fondo debe aparecer hacia el principio de su ensayo. Los antecedentes generales se presentan en la introducción. Si tiene antecedentes adicionales que presentar, esta información suele aparecer al principio del cuerpo.

    Plantilla de la estructura del ensayo

    El ensayo en sí no suele tener encabezamientos de sección. Sólo la página del título, la declaración del autor y la lista de referencias se escriben como títulos, junto con, por ejemplo, los apéndices. Consulte las instrucciones de la tarea y el manual de su curso o unidad para obtener más detalles.
    El contenido de las introducciones de las tareas puede variar mucho. En algunas disciplinas puede ser necesario proporcionar un contexto completo, mientras que otros ensayos pueden necesitar sólo un poco de contexto, y otros pueden no necesitar ninguno.
    Debe intentar limitar su introducción a la información necesaria para el tema y sólo incluir información de fondo y contextual que ayude al lector a entenderlo, o que establezca el escenario para los puntos centrales elegidos.
    Hay algunas excepciones. Por ejemplo, si un resumen de la tarea dirige específicamente el enfoque del ensayo o requiere que escriba ampliamente sobre un tema. Estos casos son relativamente raros o son específicos de una disciplina, por lo que deberá comprobar las instrucciones de la tarea y las convenciones de la disciplina y la materia.
    A continuación se presentan ejemplos de una declaración de apertura, un resumen del contenido seleccionado y una declaración al final de la introducción que indica al lector en qué se centrará el ensayo y cómo se abordará. Hemos utilizado un ensayo ficticio.

    Ejemplos de ensayos

    En el instituto y en la universidad, no basta con escribir redacciones sólidas. Una de las habilidades más importantes que hay que desarrollar es la de escribir ensayos sólidos de forma eficiente. Y la base de esa habilidad es saber cómo estructurar un ensayo. Con una plantilla para la estructura básica del ensayo en la mano, puedes centrarte en lo que realmente importa cuando escribes ensayos: tus argumentos y las pruebas que utilizas para apoyarlos. Echa un vistazo a la estructura básica de la redacción que aparece a continuación y comprueba cómo las partes de un ensayo funcionan juntas para presentar una posición coherente y bien razonada, independientemente del tema sobre el que escribas.
    Esta estructura ha superado la prueba del tiempo por una sencilla razón: funciona. Presenta claramente la posición del escritor, apoya esa posición con ejemplos relevantes y enlaza limpiamente sus argumentos de apoyo de una manera que hace evidente su posición.
    Aquí también se expone la tesis. La tesis es la parte más importante del ensayo, porque es el punto que se está tratando. Tiene que adoptar una postura clara y no debe incluir un lenguaje de cobertura que socave esa postura, como “parece que” o “posiblemente podría”.

    Bibliografía comentada

    Escribir un ensayo académico significa dar forma a un conjunto coherente de ideas en un argumento. Dado que los ensayos son esencialmente lineales -ofrecen una idea a la vez- deben presentar sus ideas en el orden que tenga más sentido para un lector. Estructurar con éxito un ensayo significa atender a la lógica del lector.
    El enfoque de un ensayo de este tipo predice su estructura. Dicta la información que los lectores deben conocer y el orden en que deben recibirla. Por tanto, la estructura de su ensayo es necesariamente única para la afirmación principal que está haciendo. Aunque existen pautas para construir ciertos tipos de ensayos clásicos (por ejemplo, el análisis comparativo), no hay una fórmula establecida.
    Un ensayo típico contiene muchos tipos diferentes de información, a menudo ubicados en partes o secciones especializadas. Incluso los ensayos cortos realizan varias operaciones diferentes: introducir el argumento, analizar los datos, plantear contraargumentos, concluir. Las introducciones y las conclusiones tienen lugares fijos, pero otras partes no. Los contraargumentos, por ejemplo, pueden aparecer dentro de un párrafo, como una sección independiente, como parte del principio o antes del final. El material de fondo (contexto histórico o información biográfica, un resumen de la teoría o la crítica pertinente, la definición de un término clave) suele aparecer al principio del ensayo, entre la introducción y la primera sección analítica, pero también puede aparecer cerca del comienzo de la sección específica a la que corresponde.

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad