• Mié. Ene 12th, 2022

Candido voltaire analisis literario

Candido voltaire analisis literario

Candide de voltaire | capítulo 15

Aunque ya no quiere casarse con Cunégonde, la terquedad de la oposición del joven barón hace que Cándido lo haga de todos modos. Hace que el Barón sea enviado a los jesuitas en Roma. Después, compra y vive en una pequeña granja con Cunégonde, Cacambo, Pangloss, Martin y la anciana. Aunque por fin están reunidos, todos son infelices: sus sueños y deseos de vida se han visto frustrados. Día tras día, ven pasar por su ventana barcos llenos de realeza exiliada.
En el primer capítulo, el viejo barón despide a Cándido. En este capítulo, Cándido despide al nuevo Barón. Esto simboliza el eventual triunfo de la Ilustración y la razón sobre las costumbres tradicionales y las estructuras de poder. Al rodear a los personajes de otros desgraciados -como los miembros de la realeza exiliados-, la novela pone de manifiesto que la desgracia no es única, sino que es una característica común de la vida humana.
Cándido, Martin, Pangloss, Cacambo, Cunégonde y la anciana se pasan el día discutiendo sobre el sentido de la vida. Martin llega a la conclusión de que sólo hay dos destinos posibles para el ser humano: quedarse sentado sin hacer nada, lleno de disgustos, o vivir con un cambio inquietante y constante.

Candide de voltaire | capítulo 21

La historia comienza en Westfalia, en el castillo del alto y poderoso Barón de Thunder-ten-tronckh, su esposa de trescientos cincuenta kilos, su hermosa y joven hija Cunégonde, y un

Cándido de voltaire | capítulo 27

Nacido como François-Marie Arouet, Voltaire (1694-1778) fue conocido en vida como el «patriarca» de la ilustración francesa. Hombre de extraordinaria energía y capacidad, produjo unos cien volúmenes de poesía, ficción, teatro, crítica bíblica y literaria, historia y filosofía.
Entre sus innumerables obras, Cándido, o el optimismo (1759) de Voltaire es ampliamente reconocida como la obra maestra. Esta novela satírica y oscura, que apunta a la insensatez humana, al orgullo y a la excesiva fe en la capacidad de la razón para sondear las verdades metafísicas más profundas, sigue siendo tan reveladora en esta época de pandemias y teorías conspirativas como cuando se publicó por primera vez.
Pronto comenzaron las recriminaciones. Los protestantes vieron en la destrucción de Lisboa un juicio divino sobre el catolicismo. Los católicos propusieron, con igual inverosimilitud, la especial pecaminosidad de los lisboetas como causa del desastre. Se levantaron piras en las calles para quemar a los herejes, como chivos expiatorios del desastre.
Como su nombre indica, el héroe de Voltaire, Cándido, es un muchacho sencillo. Criado en un magnífico castillo de Westfalia, en el noroeste de Alemania, sólo le mueven dos pasiones. La primera es el amor permanente por su novia, Cunégonde.

Candide: curso acelerado de literatura 405

Cándido se caracteriza tanto por su tono como por su trama errática, fantástica y trepidante. Se trata de una novela picaresca con una historia similar a la de una narración más seria sobre la llegada a la edad adulta (Bildungsroman), que parodia muchos clichés de aventuras y romances, cuyas luchas se caricaturizan en un tono amargo y práctico. Sin embargo, los acontecimientos tratados se basan a menudo en sucesos históricos, como la Guerra de los Siete Años y el terremoto de Lisboa de 1755[9] Al igual que los filósofos de la época de Voltaire se enfrentaban al problema del mal, también lo hace Cándido en esta breve novela teológica, aunque de forma más directa y humorística. Voltaire ridiculiza la religión, los teólogos, los gobiernos, los ejércitos, las filosofías y los filósofos. A través de Cándido, arremete contra Leibniz y su optimismo[10][11].
Varios acontecimientos históricos inspiraron a Voltaire para escribir Cándido, sobre todo la publicación de la «Monadología» de Leibniz (un breve tratado metafísico), la Guerra de los Siete Años y el terremoto de Lisboa de 1755. El terremoto de Lisboa de 1755, el tsunami y los incendios resultantes del día de Todos los Santos influyeron mucho en los teólogos de la época y en Voltaire, que se sintió desilusionado por ellos. El terremoto tuvo un efecto especialmente grande en la doctrina contemporánea del optimismo, un sistema filosófico fundado en la teodicea de Gottfried Wilhelm Leibniz, que insistía en la benevolencia de Dios a pesar de tales acontecimientos. Este concepto se expresa a menudo en la forma «todo es para bien en el mejor de los mundos posibles» (en francés: Tout est pour le mieux dans le meilleur des mondes possibles). Los filósofos tuvieron problemas para encajar los horrores de este terremoto en su visión optimista del mundo[14].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad