Axolotl julio cortazar analisis literario

Axolotl julio cortazar analisis literario

Axolotl julio cortazar analisis literario

Casa tomada julio cortazar resumen

El primer relato de la colección, «Axolotl», sigue a un narrador en primera persona sin nombre que se obsesiona con la observación de los axolotl en la exposición del acuario del zoológico del Jardin des Plantes de París. En las primeras líneas del relato, el narrador declara que, tras observar tan de cerca a los ajolotes, se ha convertido en un ajolote. Con esta declaración, el narrador traza su creciente obsesión por los anfibios hasta el momento de su abrupta transformación.
El narrador describe su primer encuentro con los ajolotes. Va en bicicleta al zoológico y, al encontrar a los leones en un estado triste y a las panteras dormidas, decide aventurarse en el acuario. Los otros animales no impresionan al narrador. De los peces, dice, «la simple estupidez de sus hermosos ojos, tan parecidos a los nuestros» (es decir, a los ojos humanos), no le sugiere nada digno de mención o interesante de su existencia. Los ojos de los ajolotes son totalmente diferentes, sin pupilas ni iris, de un color dorado sólido que habla «de la presencia de una vida diferente, de otra forma de ver» (6).

Axolotl julio cortazar español

Influido por los movimientos europeos del Simbolismo del siglo XIX y del Surrealismo del siglo XX, Julio Cortázar (26 de agosto de 1914 – 12 de febrero de 1984) combina los símbolos, los sueños y lo fantástico con lo que parece ser una situación ordinaria y realista para exponer un tipo de realidad diferente que existe en lo más íntimo del corazón y la mente de los seres humanos modernos. Al igual que Edgar Allan Poe, Cortázar está fascinado por el terror. Utiliza las peores pesadillas de los seres humanos para explorar qué miedos los controlan y cómo las fobias y los sueños coexisten con el pensamiento aparentemente racional. Utilizando símbolos y metáforas de las obsesiones del subconsciente, las ficciones cortas de Cortázar, a diferencia de las de los surrealistas, están cuidadosamente construidas. Su viaje a lo irracional no es una aventura libre, sino un estudio de un rincón particular de la mente que es común a todas las personas.
«Bestiario», un cuento temprano publicado en 1951, contiene muchos de los elementos de poesía y misterio característicos de los simbolistas del siglo XIX tan admirados por Cortázar. La historia está contada por una niña cuyo alcance de comprensión y punto de vista son limitados, por lo que ciertos detalles quedan vagos y confusos. Isabel es enviada al campo para pasar el verano en una casa habitada por otro niño, Nino, y tres adultos: Luis, el padre de Nino; Rema, que puede o no ser la madre de Nino, la esposa o la hermana de Luis, la hermana de Nino o el ama de llaves; y el Niño, que no es un niño sino el hermano de Luis. La información que se da sobre la familia no es específica en esos términos, pero sí lo es en cuanto a los sentimientos de Isabel hacia cada persona. La rareza abrumadora de esta casa de verano es que se permite que un tigre se pasee libremente por la casa y los terrenos. Cada día se avisa a los habitantes del lugar donde se encuentra el tigre, y éstos se dedican a sus tareas habituales evitando simplemente la habitación o la parte de los campos en la que se encuentra el tigre.

Casa tomada

La comprensión de la mente humana siempre ha sido importante en la literatura, especialmente después de la ola del formalismo. El significado se volvió más importante y se descubrieron capas de significado en los textos. Se empezaron a estudiar los textos no sólo por su estructura sino también por su contexto. La crítica literaria se vio ayudada por la psicología en este sentido. La teoría de Freud de que la mente se divide en tres -consciente, subconsciente e inconsciente- ayuda a los críticos a indagar en las capas de significado de un texto. El texto está lleno de símbolos, como los sueños. Por lo tanto, debemos leer los símbolos para entender el verdadero significado. El cuento «Axolotl» de Julio Cortazar puede servir de ejemplo para este análisis.
Julio Cortázar es un escritor argentino del Boom nacido en Bruselas que luego se trasladó a Buenos Aires y finalmente a Francia. Trabajó como profesor en universidades. También fue un radical político que apoyó la Revolución Cubana. Fue encarcelado por sumarse a una protesta. Tras su liberación, trabajó como traductor y se trasladó a París. Allí tradujo a Edgar Allen Poe al español. Se interesó por la escritura y ahora es aceptado como uno de los maestros del género Realismo Mágico. Su relato «Axolotl» es un gran ejemplo en el que representa sus hazañas individuales, políticas, artísticas y la batalla del consciente y el inconsciente.

Axolotl julio cortazar realismo mágico

ResumenA la luz del giro material en las Humanidades algunos aspectos de la obra de Julio Cortázar (1914-1984) se hacen hoy muy evidentes como laboratorio del futuro. Para Cortázar, la lectura fue un impulso transformador, parte de un proceso de liberación de ataduras mentales al que contribuyó como autor, desafiando la barrera entre lo fantástico y lo real, el límite entre lo humano y lo animal, entre lo vivo y lo inerte. Así, como crítico de la Modernidad ciega, Cortázar, desde sus relatos, cuestiona el antropocentrismo en un gesto que en la actual crisis del Antropoceno no puede ser más actual. Además, mientras apoyaba la transformación de las condiciones materiales de vida de la gente en América Latina, innovaba y celebraba la literatura en textos intermedios que son el resultado decantado de una performance creativa, inserta en el contexto fuertemente transcultural de una diáspora que primero fue voluntaria y luego se convirtió en exilio.
(A veces, con lo que puedo tener de poeta, vislumbro una instancia de esa Realidad: es como un grito, un destello cegador de luz, una pureza que duele. Pero instantáneamente el sistema de compuertas se cierra; mis sentidos bien educados se reajustan a la dimensión del lunes o del jueves, mi inteligencia bien entrenada se acurruca como un gato en su lecho cartesiano o kantiano. Y el noúmeno vuelve a ser una palabra, una bonita palabra para decir entre dos caladas del cigarrillo. No importa, Fredi; significa mucho para mí saber que esa realidad está ahí, al otro lado. Cortázar en Bernárdez & Álvarez Garriga 2012a, p. 321)

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos