• Jue. Oct 21st, 2021

Analisis literario de un mito

Analisis literario de un mito

El paraíso perdido

Los orígenes de la crítica literaria arquetípica tienen su origen en otras dos disciplinas académicas, la antropología social y el psicoanálisis; cada una de ellas ha contribuido a la crítica literaria de forma distinta[cita requerida] La crítica arquetípica alcanzó su máxima popularidad en las décadas de 1940 y 1950, en gran parte debido al trabajo del crítico literario canadiense Northrop Frye (1912-1991). En la década de 2010, la crítica literaria arquetípica ya no se practica de forma generalizada; no ha habido ningún desarrollo reciente importante en este campo (con la posible excepción de la crítica literaria bíblica[1]), pero sigue teniendo un lugar en la tradición de los estudios literarios[2][3].
El origen antropológico de la crítica arquetípica puede ser anterior a sus orígenes en la psicología analítica en más de 30 años. The Golden Bough (1890-1915), escrito por el antropólogo escocés Sir James George Frazer, fue el primer texto influyente que trató sobre las mitologías culturales. Frazer formaba parte de un grupo de antropólogos comparativos que trabajaban en la Universidad de Cambridge y que se dedicaban a este tema. La Rama de Oro fue ampliamente aceptada como el texto seminal sobre el mito que dio lugar a numerosos estudios sobre el mismo tema. Con el tiempo, el impulso de la obra de Frazer se trasladó a los estudios literarios.

Eneida

El establecimiento de una definición única y completa del mito ha resultado imposible de alcanzar. Ninguna definición puede abarcar satisfactoriamente todos los tipos de relatos que pueden clasificarse legítimamente como mitos en función de uno u otro criterio. El intento de definir el mito en sí mismo, por muy intratable que sea la propuesta, sirve para poner de manifiesto las propias cualidades de los relatos que los hacen tan diferentes entre sí.
Cuento popular: relato, generalmente de origen oral, que contiene elementos de lo fantástico, a menudo en el esquema de la aventura de un héroe o una heroína. Su función principal es el entretenimiento, pero también puede educar con todo tipo de conocimientos. Bajo esta rúbrica pueden clasificarse los cuentos de hadas, que están llenos de seres sobrenaturales y magia y aportan un contenido moral más punzante.
El estudio del mito no debe ni puede separarse del estudio de la religión, las creencias religiosas o los rituales religiosos. Ningún mitólogo ha sido más elocuente que Mircea Eliade en su apreciación del carácter sagrado del mito y del mundo sagrado e intemporal que encarna.

Ejemplos de crítica mitológica en la literatura

El perro era fuerte e intrépido, y por su forma de sentarse se notaba que era un perro orgulloso. Su valentía era famosa entre los perros y otras criaturas de todo el mundo; las historias de sus hazañas eran conocidas tanto por los cachorros jóvenes como por los chuchos viejos. Sus dueños le habían puesto el nombre de Hércules, en honor al gran héroe de la leyenda, y había hecho honor a su homónimo.
Este breve pasaje emplea el clásico mito hercúleo para la historia del perro. El héroe Hércules era conocido por su fuerza y habilidades sobrehumanas como guerrero, pero también por su orgullo. Aquí se describe a un perro llamado Hércules que tiene rasgos y habilidades similares a las del Hércules del mito griego.
Los mitos se clasifican generalmente por su origen cultural y, en conjunto, constituyen la mitología de una cultura. Las mitologías más importantes de la cultura occidental son las de Roma y Grecia, como se ha mencionado anteriormente, que suelen conocerse colectivamente como Mitología Clásica. Se cree que ambas se desarrollaron a partir de las creencias de la vida popular en el momento en que fueron creadas.

La crítica del mito y su valor

La obra Anatomía de la crítica (1957) de Northrop Frye introdujo el enfoque arquetípico denominado Myth Criticism, que combina la interpretación tipológica de la Biblia y la concepción de la imaginación que prevalece en los escritos de William Blake. Frye continuó el énfasis formalista de la Nueva Crítica y su insistencia en la crítica como disciplina científica, objetiva y sistemática. El libro atestigua que la historia literaria es un ciclo repetitivo y autocontenido en el que se repiten mitos simbólicos básicos (por ejemplo, el diluvio, el embaucador).
La crítica de los mitos se basó en las bases antropológicas y psicológicas de los mitos, los rituales y los cuentos populares para devolver el contenido espiritual al mundo alienado y fragmentado, gobernado por el cientificismo, el empirismo y la tecnología. La crítica del mito consideraba que la creación del mito (con su asociación con la magia, la imaginación, los sueños, etc.) formaba parte del pensamiento humano; y el mito como el intento colectivo de las culturas de establecer un contexto significativo para la existencia humana. Se considera que la literatura surge de un núcleo de mitos y que es un «sistema» basado en «patrones recurrentes». Estos parámetros también se reflejaron en otros movimientos contemporáneos como el estructuralismo y el concepto junguiano del «inconsciente colectivo». Frye sostenía que la literatura se basaba en géneros trascendentales como el romance (verano), la tragedia (otoño), la ironía/sátira (invierno) y la comedia (primavera). Estos cuatro géneros constituyen un «mito central unificador». Además, codificó estos géneros y descubrió sus estructuras arquetípicas básicas. El romance se caracteriza por un tema de búsqueda en el que el héroe desciende a las profundidades subterráneas y al peligro para luego ascender. Este descenso y ascenso, según Frye, constituye el equivalente «mitopoético» del arquetipo de Jung

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad