• Jue. Oct 21st, 2021

Analisis literario de la peste de albert camus

Analisis literario de la peste de albert camus

Camus la peste resumen

La tragedia de la peste se anuncia en el título del libro. También se subraya en el primer capítulo. Esta técnica, cabe señalar, es algo similar a la de una tragedia griega. Aquí también conocemos de antemano el horrible destino que les espera a los personajes, y vemos cómo se desarrollan las escenas del conocido destino y la agonía de, por ejemplo, Edipo o Creonte.
Al leer esta novela, hay que recordar que Camus tiene un requisito inicial para la comprensión de su filosofía del absurdo: la constatación y el reconocimiento del hecho de la propia muerte. Un hombre sólo empieza a vivir, según Camus, cuando se anuncia a sí mismo por adelantado su propia muerte y se da cuenta de las consecuencias. Esto es, en cierto modo, lo que Camus hace en las primeras escenas de La peste. Está anunciando la muerte de muchas personas, gente común, y como espectadores, esperaremos, observaremos, escucharemos y quizás aprenderemos de las consecuencias de los Edipos y Creones cotidianos de Orán – ciudadanos advertidos una y otra vez de su destino de morir, pero que eligen ser incrédulos, antagónicos e indiferentes a la advertencia. El anuncio de la muerte es primordial en la filosofía de Camus y en sus novelas.

Temas de la peste de albert camus

La peste (en francés: La Peste) es una novela de Albert Camus. Publicada en 1947, cuenta la historia desde el punto de vista de un narrador de una peste que arrasa la ciudad argelina francesa de Orán. El narrador permanece desconocido hasta el comienzo del último capítulo, el 5 de la quinta parte. La novela presenta una instantánea de la vida en Orán vista a través del distintivo punto de vista absurdista del autor[1].
Camus utilizó como material de partida la epidemia de cólera que mató a gran parte de la población de Orán en 1849, pero situó la novela en los años 40.[2] Orán y sus alrededores fueron golpeados por la enfermedad varias veces antes de que Camus publicara su novela. Según un estudio académico, Orán fue diezmada por la peste bubónica en 1556 y 1678, pero todos los brotes posteriores (en 1921: 185 casos; 1931: 76 casos; y 1944: 95 casos) estuvieron muy lejos de la magnitud de la epidemia descrita en la novela[3].
La peste está considerada como un clásico existencialista, a pesar de que Camus se oponga a esta etiqueta[4][5] La novela hace hincapié en la impotencia de los personajes para influir en su destino. El tono narrativo es similar al de Kafka, especialmente en El proceso, cuyas frases individuales tienen potencialmente múltiples significados; el material resuena a menudo de forma punzante como una cruda alegoría de la conciencia fenoménica y la condición humana.

La peste parte 2 resumen

Un cuento sobre la decencia humana¿Qué se siente al estar repentinamente aislado de la naturaleza y del mundo, asediado por un bacilo invisible y condenado a una apatía sin fin? Y, lo que es más importante, ¿qué hacer en esa situación de pesadilla? Albert Camus, inspirado en los relatos históricos de los brotes de peste y en su experiencia durante la Resistencia en la Francia ocupada por los nazis, respondió a esa pregunta intemporal en La peste: ¡Levántense y hagan algo útil juntos! La novela habla de un grupo de hombres que ni siquiera intentan dar sentido a una enfermedad sin sentido, sino que establecen normas de higiene, aíslan y cuidan a los enfermos, desarrollan una cura y esperan lo mejor. Como todas las pestes, la peste acaba por seguir su curso. Pero Camus advirtió a sus lectores de la complacencia: Patógenos como el totalitarismo, el racismo o el oportunismo sin sentido no desaparecerán para siempre. Debemos levantarnos en acción colectiva y resistir cada ola recurrente, una y otra vez.

Camus, la peste citas

Normalmente una pregunta como ésta es teórica: ¿Cómo sería encontrar tu ciudad, tu estado, tu país, aislado del resto del mundo, sus ciudadanos confinados en sus casas, mientras un contagio se extiende, infectando a miles, y sometiendo a otros miles a cuarentena? ¿Cómo se las arreglaría si una epidemia perturbara la vida cotidiana, cerrando escuelas, abarrotando hospitales y suspendiendo indefinidamente las reuniones sociales, los eventos deportivos y los conciertos, las conferencias, los festivales y los planes de viaje?
En 1947, cuando tenía 34 años, Albert Camus, el escritor francés de origen argelino (que ganaría el Premio Nobel de Literatura diez años más tarde, y moriría en un accidente de coche tres años después) dio una respuesta asombrosamente detallada y penetrante a estas preguntas en su novela La peste. El libro narra la abrupta llegada y la lenta salida de un ficticio brote de peste bubónica a la ciudad costera argelina de Orán en el mes de abril, en algún momento de la década de 1940. Una vez instalada, la epidemia persiste, perturbando las vidas y las mentes de los habitantes de la ciudad hasta el mes de febrero siguiente, cuando se marcha tan rápida e inexplicablemente como llegó, «escurriéndose hacia la oscura guarida de la que había salido sigilosamente».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad