• Jue. Oct 21st, 2021

Analisis literario de eco y narciso

Analisis literario de eco y narciso

Moraleja de eco y narciso

Esta unidad trata sobre el amor y la metamorfosis. La palabra metamorfosis significa cambiar por completo o transformarse. Alrededor del año 8 de la era cristiana, un poeta romano llamado Ovidio escribió una enorme colección de poemas llamada Las Metamorfosis, que contiene 250 historias cortas que se han convertido en famosos clásicos de la mitología griega. Son algunas de las historias más conocidas de la cultura occidental y han inspirado el arte, la música, el lenguaje y la cultura moderna desde entonces.
Eco era una bella ninfa, aficionada a los bosques y a las colinas, donde se dedicaba al bosque. Era la favorita de Diana y la acompañaba en sus cacerías. Pero Eco tenía un defecto: era aficionada a hablar, y tanto en una charla como en una discusión, tenía la última palabra. Un día Juno buscaba a su marido, que, según temía, se divertía entre las ninfas. Júpiter hizo que Eco distrajera a la diosa hasta que las ninfas escaparan entablando una larga conversación. Cuando Juno descubrió lo que ocurría, maldijo a Eco: «Deberás renunciar al uso de esa lengua con la que me has engañado, excepto para ese propósito que tanto te gusta: responder. Seguirás teniendo la última palabra, pero no el poder de hablar primero».

Resumen de eco y narciso

Desde la versión de Ovidio de la narración de Narciso, han surgido en todo el mundo numerosas lecturas y renarraciones relacionadas con el antiguo mito del bello joven que se ve a sí mismo, sin saberlo, en un estanque de agua y finalmente muere mirando la imagen insustancial. Al generar un amplio espectro de reinterpretaciones de los valores, ideas y aspectos estéticos inherentes al antiguo relato, su historia de recepción ha seguido suscitando algunas de las más diversas respuestas intelectuales a la mitología griega y romana, cada una de las cuales refleja el contexto cultural en el que se produjeron. El presente artículo está dedicado a esta cuestión, aportando perspectivas introductorias sobre la narrativa ovidiana y sus ramificaciones mediante ejemplos particulares, especialmente de obras que retoman temas centrales de la versión de Ovidio, como la reflexión y el engaño, la ilusión y la (auto)cognición, el amor apasionado por el otro y el deseo incurable de sí mismo. Sensible a los contextos culturales de los que surgen los ejemplos, el artículo enmarca conceptualmente los temas de la narrativa y el narcisismo, y los contextualiza recurriendo a las ideas de varias corrientes teóricas y disciplinas académicas.

Historia de eco y narciso pdf

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero permanece en gran medida sin verificar porque carece de suficientes citas en línea correspondientes. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Julio 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Epopeya mitológica de la época de Augusto. La introducción del mito de la ninfa de la montaña Eco en la historia de Narciso, el hermoso joven que rechazó a Eco y se enamoró de su propio reflejo, parece haber sido una invención de Ovidio. La versión de Ovidio influyó en la presentación del mito en el arte y la literatura occidentales posteriores.
El mito de la diosa se relata en el Libro III de las Metamorfosis, y cuenta la historia de una «ninfa parlanchina» a la que la diosa Venus admira por su magnífica voz y su canto. Cuando engaña a Juno haciéndole creer que su marido, Júpiter, estaba en la ciudad, Juno maldice a Eco haciendo que sólo pueda terminar una frase no empezada, y que no pueda decir nada por sí misma. «Sin embargo, una charlatana, no tenía otro uso del habla que el que tiene ahora, que sólo podía repetir las últimas palabras de entre muchas». Esta es la explicación del efecto auditivo que recibió su nombre[1].

Preguntas y respuestas sobre eco y narciso

Eco era una ninfa cuyo destino era repetir los sonidos y las últimas palabras de los demás. Un día vio y se enamoró de Narciso. Le siguió por el bosque, pero no podía hablar sin repetir sus palabras.
Finalmente, Narciso intentó llamar a Eco, pero fracasó ya que ella sólo podía repetir su llamada. Finalmente apareció Eco y trató de abrazar a Narciso. Narciso la rechazó y Eco corrió a esconderse. Su cuerpo se consumió mientras ella suspiraba por él. Ahora se esconde para siempre entre las hojas y las cuevas del bosque. Su cuerpo desapareció, pero sus huesos se convirtieron en rocas y su voz permanece y se puede escuchar en los valles de las montañas y en las cuevas. Como Narciso negó su amor a todo el mundo, los dioses dispusieron que Narciso nunca pudiera tener nada que amara.
Un día, mientras Narciso estaba cazando, fue a beber. Al agacharse para beber el agua se enamoró del reflejo de sí mismo. Estaba tan asombrado por esta persona que no podía moverse. Intentó agarrar la imagen pero no pudo, lo que le hizo encapricharse más de sí mismo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad